Aspectos legales de las transfusiones sanguíneas

Aspectos legales de las transfusiones sanguíneas

El AUTOR es médico y abogado. Reside en Santo Domingo.

El AUTOR es médico y abogado. Reside en Santo Domingo.

La transfusión de sangre a un ser humano se considera un trasplante y como tal, puede conllevar diferentes riesgos, no obstante los estudios que se practican en los donadores y la sangre misma a ser transfundida. Por tales razones, es importante que el médico no se precipite en prescribir una transfusión sanguínea, que además de los riesgos que implica, puede resultar innecesaria.

Es importante que siempre se valore la tolerancia que tiene el organismo a la anemia, y analizar los mecanismos fisiológicos de compensación que se ponen en marcha ante un síndrome anémico, tal como el gasto cardíaco, menor afinidad de la hemoglobina por el oxígeno, redistribución de flujo, etc., y de ese modo determinar la conveniencia del uso de un tratamiento alternativo, en lugar de la transfusión, sobre todo, si se recuerda que se ha demostrado que el umbral de oxigenación es de 4g/dl de Hemoglobina (Hb), siempre y cuando se mantenga una normovolemia y se preserve la función capilar.

De manera preventiva, para evitar la encrucijada de tener que decidir una transfusión con sangre donada, ante una situación de emergencia, en los casos de procedimientos de cirugía programada, se puede recurrir a las técnicas autólogas, como donación preoperatoria de sangre autóloga (en la cual el paciente hace un depósito de su propia sangre para que le sea transfundida en caso de necesidad durante el trans o el postoperatorio, o bien, a la recuperación intraoperatoria de la sangre que se derrama en el acto quirúrgico, la cual es recolectada mediante un mecanismo especial y devuelta al paciente.

Pero, independientemente de estas medidas preventivas, de manera inevitable, habrá casos de emergencia en los cuales exista una hipovolemia importante por sangrado. Y es ante ese tipo de situación que surge de manera obligada la disyuntiva de ¿cuál es el bien jurídico de mayor jerarquía: la vida o la libertad de autodeterminación del paciente?

Como es sabido, los Testigos de Jehová se niegan a recibir transfusiones de sangre y sus derivados, aunque se encuentre en peligro su vida. Al hacerlo, invocan el respeto al Principio de Autonomía. Por esta razón, habitualmente portan un documento legal llamado “Directriz Médica/Exoneración de Responsabilidad por Anticipado”.

Por otra parte, en nuestro país aun no están bien desarrollados y legislados los derechos de la personalidad, entre los cuales figura este importantísimo y fundamental derecho a la autodeterminación. Por todo ello, ante la disyuntiva de tener que decidir la recomendación de una transfusión de sangre, el médico debe obrar con libertad, conforme a los dictámenes de su conciencia y apegado a la Lex Artis.

Sin embargo, entendemos que no es recomendable realizar una transfusión sanguínea sin el consentimiento informado por escrito del paciente. En caso de hacer la transfusión sin consentimiento del paciente y sin el apoyo de una decisión judicial, esto puede acarrear responsabilidad legal por violación al artículo 42, numeral 3 de la Constitución de la República y al artículo 28, literal J, de la Ley General de Salud (42-2001).

http://www.almomento.net/articulo/153371/Aspectos-legales-de-las-transfusiones-sanguineas

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s